Lo que uno aprende de las empresas y mi experiencia con el síndrome del impostor

5 comentarios en “Lo que uno aprende de las empresas y mi experiencia con el síndrome del impostor

  1. Pta Kyroncio por la chucha, been there done that (en mi primera pega). ¡Nos tenemos que juntar más seguido para conversar!

    Saludos y suerte puh.

  2. Kyron, como te entiendo.
    Lamentablemente cuando abres la puerta en esta dinámica laboral cagaste! No podrás salir de eso sin conflicto de por medio. Es complejo mantenerse vigente, necesario, valorado y tener vida después de las 18:30.
    Aún me lo cuestiono y por otros eventos en mi vida me lo cuestiono cada mañana al levantarme, al acostarse y en cada reunión inútil en que sientes que se te va el poco tiempo que tienes.

    Animo. Los cambios son necesarios y la lección es elegir bien con quien comprometerse tanto y valorar correctamente las prioridades de la vida.
    Salud, Familia y buscar ser más feliz por sobre todo lo demás. Solo cuando pierdes alguna de ellas notas que era prioritaria.

    Un abrazo. Tu amigo.

    • Es cierto. Pasa mucho que uno abre esa puerta con buenas intenciones y después se hace imposible cerrarla.

      Y te entiendo con lo que dices. Ambos sabemos que no te ha tocado fácil! Cualquier cosa que necesites, tú ya sabes… Un abrazo!

  3. Uta cumpa, lo que más lamento es que no te hayas venido conmigo, pero bueno, por algo pasan las cosas… lo que no te mata te engorda, como decía mi vieja.
    En Chile esto pasa mucho más de lo que crees, es el síndrome del patrón de fundo. Gente que creció creyendo que los demás están para servirles, y así los tratan. Peleo con gente así todos los días, y he tenido socios con esa característica.
    Dado que no perteneces (yo tampoco) a su clase social, lo mejor que puedes hacer es alejarte, por lo que es excelente que te hayas ido. Terminas odiando esa forma de ser que pasa a llevar a todo y a todos.
    Probablemente tendrás las antenitas de vinil pendientes ahora, para cuando aparezca otro weon de este tipo en tu camino y sabrás que hacer… pero te tengo una mala noticia… este no es el único tipo de weon con el que te encontrarás. Están los maricones sonrientes, están los acosadores, están los que simplemente son incapaces, entre muchos otros. Todo esto no es más que nuestra naturaleza humana, somos limitados y lo expresamos de distintas formas.
    También me he mandado cagadas puteando a alguno en público, no es que no se lo mereciera, pero no debí haberlo hecho, lo que me recuerda que le debo una disculpa (seguido de la puteada en privado).
    Mi punto es que así funciona esto, te seguirás encontrando con gente virulenta, y probablemente algunos de esos encuentran que el virulento eres tu (tu ex jefe por ejemplo), así que no te calientes mucho la cabeza. Lo importante es aprender y crecer.
    Gracias por compartir tu historia!.

    • Yo también lo lamenté mucho tiempo wn!

      Sobre los otros tipos de wnes, si… me tocó ver a algunos de esos también. Gracias por tus comentarios y a ver si nos juntamos a almorzar un día de estos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *